Bondades de la Miel

Miel, energía pura

La apiterapia (del latina psis, abeja) es la utilización medicinal de la miel de abeja y sus productos, los cuales incluyen veneno de abeja, miel, polen, propóleo y jalea real.  A continuación, te platicamos los por menores sobre el provecho que se le puede sacar al  fascinante mundo de estas pequeñas criaturas.

Gota a gota

La mil es el producto dulce elaborado por las abejas a partir del néctar que recolectan de las flores.  Está compuesta principalmente de azúcares simples (glucosa y fructuosa) que el cuerpo asimila fácilmente, debido a que las abejas ya han realizado la necesaria inversión, ahorrando ese trabajo al tracto gastrointestinal humano.  Situación que no ocurre así con el azúcar refinada, constituida por sacarosa, un azúcar complejo que para ser asimilado por el organismo requiere ser desdoblado y en cuyo proceso se generan enzimas o productos indeseables.  Por lo tanto la miel es la fuente de energía rápida y natural por excelencia.

La miel contiene vitamina C y del grupo B, las cuales juegan un papel fundamental en la nutri­ción humana. También contiene todos los mine­rales que son esenciales para la salud: hierro (enriquece los glóbulos rojos en la sangre), fósfo­ro (excelente tónico para el sistema nervioso), calcio (fortalece los dientes y el esqueleto), alu­minio y magnesio.

El contenido mineral de cada variedad de miel difiere de acuerdo con los recursos minerales del suelo. Las mieles oscuras de sabor fuerte, cose­chadas en zonas de costa de vegetación tropical, suelen ser más ricas en hierro y otros minerales. La miel sin procesar y sin filtrar contiene peque­ños trozos de polen, que son proteína pura. La miel, además de sus componentes nutritivos contiene sustancias que le otorgan la capacidad bactericida y antiséptica.

“El color, aroma y sabor de la miel depende de las flores de las cuales las abejas colectaron el néctar; por lo que se obtendrán tantos tipos de mieles como especies de flores. En estas carac­terísticas de la miel también influyen los tipos de suelo y climas. Todas las mieles son buenas y dependerá del gusto de cada persona para decidir cuál es la más rica”, comenta Rivera.

Jalea real

La jalea real es una secreción lechosa de las abejas obreras más jóvenes y que es utilizada para alimentar a las crías de las abejas durante sus primeros días de desarrollo, también es el alimento único y exclusivo de la abeja reina durante toda su vida. La jalea real está compuesta principalmente de proteínas, azúcares y vitaminas. La jalea real obtenida se almacena en frascos oscuros y debe permanecer siempre en refrigeración, siendo con-sumida en pequeñas cantidades. Se puede obtener una producción de 500 gramos/colonia, y por la dificultad y laboriosidad para obtenerla alcanza un alto precio en comparación con los otros productos de la colmena. La jalea real tiene una actividad antiinflamatoria y es empleada por las industrias dietéticas y cosméticas.

Rica en una gran cantidad de vitaminas y minerales, la miel de abeja y sus derivados, como la jalea real, el polen y el propóleo, son una fuente de energía que el cuerpo asimila en forma rápida y natural

Terapias con la miel

  • Alcoholismo: activa la eliminación del alcohol de la sangre hasta un 35 por ciento.
  • Corazón: aumenta el caudal de los vasos coronarios. Ahorra energías al corazón fatigado facilitando sus contracciones. En los casos graves de trastornos cardíacos, se hacen inyecciones de miel desproteinada.
  • Crecimiento: para los recién nacidos que no soportan el azúcar.
  • Diabetes: endulzar las bebidas con miel de acacia.
  • Estómago: la miel es rápidamente asimilable, porque no necesita digestión previa. Es empleada en las úlceras y en los dolores de estómago después de las comidas.
  • Garganta: contra los comienzos de laringitis y faringitis es muy apropiado tomar miel dos o tres veces al día.
  • Hígado: aumenta la cantidad de glucógeno disponible, ejerciendo una acción protec­tora.
  • Huesos: la miel es recalcificante óseo y dental.
  • Insomnio: sedante
  • Intestino: acción sobre la flora intestinal. Contra el estreñimiento en curas prolonga­das.
  • Llagas: antiséptico. Se debe aplicar sobre úlcera, corte o herida. Acelera la regeneración de las células.
  • Sangre: Aumenta la tasa de hemoglobina.
  • Deportistas: En los entrenamientos tomar 30 gr. por día. Fútbol, baloncesto, voleibol y jockey, tomar de 30 a 60 gr. por día media hora antes del ejercicio. Miel con zumo de limón en los descansos.

Natación: 40 gr. media hora antes de la competencia. Carreras: de 15 a 30 gr. 20 minutos antes de la prueba. Ciclismo: miel en las comidas y en el camino. Marcha: miel a intervalos regulares.

Polen

“El polen es el polvillo fecundante de las plantas que se halla contenido en las antenas de las flores, es su elemento masculino, el cual es recogido por las abejas obreras para depositarlo en la colmena y aglutinarlo en granos por una sustancia elaborada por ellas mismas. Su composición es vahada, es un alimento de tipo proteico y un excelente complemento alimenticio”, explica Rivera. Contiene proteínas y es la mayor fuente conocida hasta hoy de vitaminas, minera­les e hidratos de carbono. Posee vitaminas A, B, C, D, E y K y todos los aminoácidos indispensa­bles. Además contiene potasio, magnesio, cal­cio, silicio, fósforo, manganeso, azufre, cobre, hierro y cloro.

Es rico en vitamina P que aumenta la resisten­cia vasocapilar y previene la embolia, posee agentes antibióticos muy poderosos y una provi­tamina llamada caroteno que el organismo trans­forma en vitamina A. Un extracto del polen, la cernitina, se usa contra la gripe, los trastornos urinarios y el sarampión. El polen puede curar la anemia en los niños y los estreñimientos en los adultos, es reconstituyente, tónico y energizante.

Equilibra y regula las funciones orgánicas, combate la diarrea, es desintoxicante y cubre deficiencias en la alimentación, debido a que aporta minerales y proteínas. Se utiliza para combatir el reumatismo, la falta de apetito y el desgano sexual, es útil para combatir la pérdida de peso, la calvicie, la resequedad y la fragilidad de la piel. Fortalece los vasos sanguíneos y se utiliza para tratar la neurastenia, los estados depresivos y el insomnio. Es un buen remedio contra la arteriosclerosis, la pérdida de memoria y combate la fatiga ocular.

El polen en estado puro puede obtenerse en las tiendas especializadas y en los consultorios médicos. Se comercializa en forma de pelotitas de diferentes colores entre los que predominan el amarillo y el naranja. Al igual que la miel, el polen contiene antibióticos naturales y no pierde sus propiedades durante el tiempo que está almacenado.

Propóleo: antibiótico natural

El propóleo (própolis) es una sustancia resi­nosa que las abejas extraen de los árboles y arbustos silvestres y que luego en la colmena terminan de procesar ellas mismas, con el fin de taponar y recubrir herméticamente las paredes de su colmena para mantenerla libre de bacterias e impedir que se forme dentro de ella cualquier tipo de infección.

Es un agente antibacteriano, antiviral, inmunoestimulante, antiinflamatorio, cicatrizante y ligeramente analgésico.

  • Garganta y boca: en anginas, faringitis, laringi­tis, aftas bucales y abscesos dentales da muy buenos resultados.
  • Vías respiratorias: ante los resfriados es muy útil como complemento a otras terapias. En casos de tuberculosis pulmonar también puede ser un buen aliado.
  • Estómago y colon: es de gran ayuda en casos de úlcera gástrica. Se han conseguido buenos resultados en algunos pacientes afectados por colitis, gastritis y diarrea.
  • Ginecología: las cándidas, llagas uterinas, in­flamaciones vaginales y picazones suelen res­ponder muy bien a los lavados de propóleo diluido en agua.
  • Piel: es fantástico en la lucha contra las micosis u hongos de la piel. Las personas postradas mucho tiempo en la cama y con llagas o ulcera­ciones también se pueden beneficiar en gran medida. En la medicina islámica era muy usado para las heridas, en el acné funciona muy bien en forma de crema o para lavarse la cara diluida en agua. También las lesiones inflamatorias e irritativas que se caracterizan por un intenso picor de la piel mejoran mucho con la crema
Etiquetas:
0 shares
Artículo anterior

¡Emocionante con la cabeza!

Artículo siguiente

Motivación: el motor de las organizaciones

Deja un comentario