Wine toast

Mujer y vino, la mancuerna ideal

Tradicionalmente, a la industria del vino se le ha conferido un carácter masculino, aunque a través de los años las cosas han cambiado. La historia nos habla de la incursión con mucho acierto y éxito de mujeres legendarias que dejaron huella en esta actividad, como Madame Viuda de Clicquot y Madame Jeanne Alexandrine Pommery, ambas

Mujeres, vino e historia

pilares de dos importantes casas de champaña; la Baronesa Phiiippine de Rothschild, actual presidenta de las bodegas Mouton Rothschild; Corinne Mentzelopoulos, propietaria de la casa Chateau Margaux y Gina Gallo, cabeza de las bodegas Ernest & Julio Gallo

El vino es una de las pasiones que ha acompañado al hombre y a su civiliza­ción desde hace milenios, es y ha sido el protagonista principal de muchos momentos de la historia y es un símbolo de comunión para muchas culturas. Más que una bebida fermen­tada de uva es la sangre que alimenta la vena gastronómica y económica de muchas naciones desde la antigüedad hasta nuestros días

Las alegres viudas de Francia

Sin embargo, el vino siempre ha sido un tópico tan importante que las decisiones en torno a él se han reservado casi exclusiva­mente a los hombres. No fue hasta la llegada del siglo XIX cuando el vino comenzó a dejar de ser un tema con exclusividad de género y para muestra la insigne Nicole Barbe Ponsar-din, mejor conocida en Francia como “Mada­me Viuda de Clicquot”, la cual a la muerte de su marido se dio a la tarea de edificar una de las bodegas de champaña más famosas del mundo: “Veuve Clicquot”, la cual 150 años después continúa siendo una de las casas productoras más prestigiadas en el mundo. A los 27 años, y tras sufrir la muerte de su marido, Nicole se hizo cargo de la empresa elaboradora de champaña, descubriendo dife­rentes técnicas de vinificación que resultaron aportaciones fundamentales para la industria hasta hoy día.

El papel de la mujer en el mundo del vino no es cosa nueva. Además de Nicole Barbe hubo otras empresarias contemporáneas como madame Jeanne Alexandrine Pommery, quien en 1858 comen­zó a administrar la bodega de Champagne del mismo nombre. Las innovaciones que creó esta empresaria fueron varias, incluyendo el primer champaña extra seco o “brut nature”, uno de los más finos; amén de haber sido también la primera bodega que se dio a la tarea de exportar a otros países.

A estas personalidades del siglo XIX se han sumando más recientemente otras importan­tes damas como la Baronesa Phiiippine de Rothschild, quien es presidente desde 1988 de las bodegas Mouton Rothschild. También Corinne Mentzelopoulos, propietaria de la le­gendaria casa Chateau Margaux, una de las mejor cotizadas a nivel mundial ya que sus vinos alcanzan cifras de varios dígitos.

América no ha sido la excepción, ya que Gina Gallo ha destacado por su manejo al frente de los viñedos más emblemáticos de California, Ernest & Julio Gallo. Estas mujeres son sólo algunas de una larga lista de protago­nistas en la industria del vino a nivel mundial.

Diseño natural privilegiado

Y la razón por las que las mujeres destacan en el mundo del vino no es meramente casual, está demostrado científicamente que las mujeres poseen físicamente mayores aptitudes y cualidades sensoriales en boca y nariz para descubrir los aromas y sabores del vino.  Fuimos mejor diseñadas por la naturaleza en cuestión de los sentidos, esta sensibilidad tiene una razón de ser y se enfatiza particularmente cuando están en el periodo de lactancia, ya que les permite encontrar en los aromas del medio ambiente y en los sabores de los alimentos hasta los más mínimos componentes químicos que podrían ser nocivos para su hijo. Cuestión de química molecular, ya que el vino adquiere precisamente esos matices que re­cuerdan a ciertos aromas y sabores que son similares a las que se encuentran en los frutos y otros elementos de la naturaleza porque son similares en su estructura molecular y así las perciben los sentidos.

Brindando por ellas

A este rol de la mujer en el mundo del negocio vinícola le acompaña una importante contraparte en el mercado, y es que hoy las consumidoras de vinos son una pieza funda­mental en la compleja maquinaria que produ­ce y comercializa millares de opciones en vinos para todos los gustos y bolsillos. La mujer juega hoy en día un rol importante tanto en la decisión de compra de un vino como el hombre. A esto se suma el  interés por acercarse a la cultura del vino, que si bien es un mundo que a veces parece complejo a la vista de los poco involucrados, es un tema que tiene ya muchas más seguidoras. También la percepción ha cambiado, ya no es un producto que sólo se beba por esta­tus o pretensión, sino por afinidad y gusto, hoy la mujer se preocupa por encontrar el vino que realmente haga la cena ideal, el que mejor acompañe los platillos y el que sea de su mayor agrado. Esto ha derribado muchos mitos populares mal fundados, como el que dice que el vino blanco es para las mujeres y el tinto para los hombres, una frase sin ningún funda­mento.

De acuerdo con información de la firma consultora Fiossman Grahamm Associa­tes, la cual realizó una encuesta entre 500 mujeres neoyorquinas, se reportó que cerca del 57% de las mujeres encuestadas prefirió el vino tinto, mientras que sólo el 30% prefirió el blanco y el 9% el rosado. Solamente el 5% dijo ser influenciada por la publicidad, la mayo­ría atendía el consejo de amigos o conocedo­res. En el caso de América Latina existen estudios en cadenas de supermercados donde se muestra que de lunes a viernes la encargada de la compra de los vinos es la mujer, que lo integra como un artículo más de la despensa. Sin embargo, los fines de semana la compra del vino está a cargo del hombre y lo hace como una compra ex profeso, por lo que aún la decisión de compra en este sentido está muy soportada en el hombre.

Vino tinto, el favorito

Pero el ámbito del vino no está reservado para las mujeres expertas en la materia, las mujeres se están inclinan­do por comprar vinos tintos jóvenes, de sabo­res y aromas suaves y afrutados, menos com­plejos en el paladar que los vinos que han sido diseñados para guardarse en cava durante algunos meses o años. Las mujeres prefie­ren los vinos chilenos y españoles.

Si bien las mujeres son ya un segmento de mercado atractivo aun falta mucho por avanzar. El ama de casa sigue guiándose por la recomendación de las amis­tades; por el precio, que en el caso del vino no necesariamente es proporcional a la calidad,  ya que puede haber vinos de precio atractivo de cualidades muy gratas y vinos caros que no satisfagan del todo. Otro factor clave en la decisión de compra es la etiqueta, a mayor información más atención del consumidor. Pero probablemente el mayor reto para los consumidores sea despojarse de los prejui­cios y de una serie de mitos mal fundados que poco ayudan al momento de elegir un vino.

Lo primero que debe hacer la consumidora de vinos es quitarse el miedo/tener la confian­za de probar y comparar ya que finalmente el mejor vino es el que a uno le gusta. Leer y mantenerse informada acerca de la cultura enológica es una herramienta fundamental, actualmente existen diferentes publicaciones especializadas así como un gran número de sitios de Internet que orientan en este sentido.

Por otro lado, han proliferado los clubes de vino, bar wines, así como tiendas especializa­das que permiten acercarse, conocer y probar vinos de una amplia gama, así como obtener información de primera mano que tienen como finalidad principal el que la gente disfrute y pueda elegir entre un vino que cautive sus sentidos.

Actualmente se pueden encontrar vinos   de calidad aceptable a precios atrac­tivos.  En el caso de los vinos europeos hay que cuidarse “de las ofertas” de supermercado donde hay vi­nos franceses y alemanes  que son una total decepción, busca los vinos im­portados que en la etiqueta muestren el año y de preferencia la Denominación de Origen Controlada o D.O.C

Recuerda que el vino es una bebida que requiere de un manejo delicado para que no se estropee, por lo que es mejor adquirirlo en tiendas especializadas.

También puedes leer:   http://www.revistamujerdenegocios.com/mujer-vino-la-mancuerna-ideal/

Etiquetas:
0 shares
Artículo anterior

Metodología innovadora de enseñanza

Artículo siguiente

Descubriendo exquisitas notas