Integridad

El pegamento que te mantiene entera: la integridad

Integridad deriva de la palabra de origen latino integrĭtas o integrãtis, que significa totalidad, virginidad, robustez y buen estado físico. Deriva del adjetivo integer, que significa intacto, entero, no tocado o no alcanzado por un mal.

Imagínate un reloj. El reloj está compuesto de varias partes, como las manecillas, el bisel, la corona, el dial, la caja, el extensible…y una serie de componentes más. Sin embargo, hay un componente, una pieza particularmente importante: el tren de engranaje. Éste es el responsable de transmitir la energía de la batería o resorte, a la fuga, que distribuye los impulsos que marcan el tiempo. Si el tren de engranaje no funciona, el reloj dejará de funcionar por completo.

En este caso, veremos un reloj aún muy lindo, pero inútil, porque no estaría cumpliendo el propósito para el cual fue creado: dar la hora. El reloj tiene una función muy importante y es increíble que con una parte tan pequeña, su propósito no se cumpla. Lo mismo sucede cuando no hemos calibrado nuestra INTEGRIDAD.

En el caso de los seres humanos, la integridad es el pegamento que te mantiene entera, intacta y te protege incluso de peligros, como vimos en la definición al inicio de este artículo.

Fuimos creados con un propósito de vida, aunque todos somos diferentes. La integridad te permite serle fiel a tu propósito de vida, permite que tus decisiones sean más fáciles. ¿Cómo es esto posible? Además de elegir si quieres salsa de tomate o mayonesa en un sándwich, hay decisiones sumamente complicadas que debemos tomar, a veces más a menudo de lo que planeamos. Pero con integridad, definitivamente tienes las ideas más claras. Es ese pegamento que une las piezas que te componen, es esa parte sin la cual lo demás no funciona, porque es tu sello personal.

Para lograr ser una persona íntegra, te motivo a realizarte estas preguntas:

  1. ¿A qué le tienes miedo?
  2. ¿Qué te motiva?
  3. ¿A qué le dedicas la mayor cantidad de tiempo en el día? ¿Por qué?
  4. ¿A qué valores le das importancia?

A lo que le tengas miedo, determinará gran parte de tus acciones. Te puede llegar a descalibrar de tu integridad. Aquello que te motiva puede llevarte a comprender por qué haces lo que haces. A aquello a lo que le dedicas tiempo en tu día a día determina tus prioridades. A qué valores le des importancia determinan tu forma de ser. Todo esto te ayudará a descubrir quién eres, qué te gusta, qué te molesta, qué permites y cuáles son los no negociables. A partir de ahí, sabrás qué te define y conocerás el trasfondo de tu integridad.

Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decirle la verdad a los demás. Spencer Johnson

Yazmín Di Maio, Directora de Relaciones Públicas Guatemala Próspera

Etiquetas:
0 shares
Artículo anterior

Pierre Cardin es una experiencia memorable…

Artículo siguiente

Elixir de Amor, puesta en escena

Deja un comentario